Publicidad

Jerusalén, 20 ene (EFE).- Fuerzas israelíes siguieron atacando Gaza este sábado por vía terrestre, aérea y marítima, y “continúan destruyendo infraestructura y armas” por toda la Franja, mientras en las últimas horas murieron más de 160 palestinos en los bombardeos.

“Las tropas terrestres del Ejército, apoyadas por fuerzas aéreas y la Armada israelí, continúan atacando” el enclave, dijo un portavoz militar en un comunicado.

Según concretó, parte de las operaciones de los soldados fueron en el norte de la Franja, donde dispararon con fuego y ataques aéreos a milicianos “que actuaban muy cerca de ellos e intentaban colocar artefactos explosivos en la zona”.

En otra actividad en el área septentrional, identificaron a una célula con lanzador de misiles antitanque, tras lo que helicópteros del Ejército atacaron el grupo y “destruyeron complejos utilizados” por milicias para observar a los militares.

Según aseguró la portavocía militar, las tropas también hallaron “varios lanzadores (de cohetes) usados para disparar a territorio israelí” en el norte de Gaza, y “fuerzas de ingeniería actuaron para destruirlos”.

Los incidentes en el área norte de Gaza indican que sigue habiendo grupos de resistencia entre milicias palestinas, después de que hace días que Israel anunciara que había desmantelado por completo la infraestructura militar de Hamás en la zona, donde comenzó también a retirar a tropas como parte de su nueva fase de ofensiva militar.

Según agregó, el Ejército siguió actuando en la ciudad sureña de Jan Yunis, donde “llevó a cabo una incursión selectiva en un complejo militar, localizando y neutralizando con éxito a seis lanzadores con cohetes listos para dispararse”. A su vez, aseguró que encontró más accesos a túneles y artefactos explosivos.

La guerra entre Israel y Hamás empezó el pasado 7 de octubre con un ataque sorpresa del grupo islamista que se saldó con 1.200 muertos en territorio israelí. Desde entonces, la ofensiva israelí sobre Gaza ha causado casi 25.000 muertos, mientras se estima que unas 8.000 personas están desaparecidas y muertas bajo escombros de edificios destruidos, en un paisaje de devastación generalizado.

Publicidad