Publicidad

Alicante, 5 ene (EFE).- Culé de cuna, socio y canterano del Barcelona, Oriol Soldevila, jugador del Intercity, casi amarga la Copa a su equipo del alma con un “hat-trick” en el estadio Rico Pérez de Alicante (3-4) y en un partido de ensueño, la cotización del centrocampista ofensivo catalán ha subido como la espuma.

Culé de cuna, socio y canterano del Barcelona, Oriol Soldevila, jugador del Intercity, casi amarga la Copa a su equipo del alma con un “hat-trick” en el estadio Rico Pérez de Alicante (3-4). En un partido de ensueño, la cotización del centrocampista ofensivo catalán ha subido como la espuma. En la imagen, celebra un gol junto a sus compañeros, durante el partido correspondiente a los dieciseisavos de final de la Copa del Rey entre el Intercity y el Barcelona. EFE/Biel Aliño

Fue una noche mágica para Soldevila que con sus tres goles puso contra las cuerdas al Barça en la Copa del Rey y da un salto de calidad en su carrera futbolística.

Culé de cuna, socio y canterano del Barcelona, Oriol Soldevila, jugador del Intercity, casi amarga la Copa a su equipo del alma con un “hat-trick” en el estadio Rico Pérez de Alicante (3-4). En un partido de ensueño, la cotización del centrocampista ofensivo catalán ha subido como la espuma. En la imagen, celebra un gol junto a sus compañeros, durante el partido correspondiente a los dieciseisavos de final de la Copa del Rey entre el Intercity y el Barcelona. EFE/Biel Aliño

Formado en La Masía, donde coincidió con Ansu Fati o Alejandro Balde, entre otros, tuvo que emigrar a Inglaterra para enrolarse en el filial del Birmingham tras salir del club catalán con 19 años.

Después de dos temporadas en el fútbol inglés, el pasado verano recaló en el Intercity, equipo que milita en Primera RFEF tras lograr cuatro ascensos en cinco años y en el primer club español que cotiza en Bolsa ha disparado su valor en el mercado con tres goles al equipo del que es socio, el Barcelona.

El protagonista del encuentro entre el Intercity y el Barça contó: “Con algún amigo culé hice una broma antes del partido de que marcaría tres goles para que el Barça ganara en los penaltis. Casi se produce, pero aun así estoy muy contento por cómo se desarrollaron las cosas. Fue un partido soñado”.

Oriol Soldevila reconoció que fue un partido “muy especial” para él, “pero también para otros compañeros del Intercity que también han salido de la cantera del Barça” para añadir que están “muy orgullosos” al ver cómo han “competido en un partido de este nivel”.

El goleador del Intercity recordó: “Coincidí en la cantera del Barça con Ansu Fati, Balde y, sobre todo, con Arnau Tenas con el que además forjé una gran amistad y hablamos casi a diario” para desvelar que le pidió la camiseta al tercer guardameta azulgrana “porque me hacía mucha ilusión tenerla”.

Por último, el centrocampista catalán, de 21 años de edad, se llevó el balón del partido de su vida tras anotar tres goles al equipo del que es seguidor. Una pelota con cariñosas dedicatorias de todos sus compañeros del Intercity. Gracias a sus tres goles al Barça su cotización se ha disparado justo cuando se abre el mercado de fichajes.

José Antonio Soler

Publicidad