Publicidad

Seúl, 19 mar (EFE).- Asociaciones de pacientes con enfermedades graves denunciaron este martes la situación que el paro de los miles de médicos surcoreanos desde hace un mes está deparando para este colectivo.

“Las principales víctimas (de la huelga) están siendo las personas con enfermedades raras e incurables”, explicó el presidente de la Fundación Lou Gehrig de Corea, Kim Tae-hyun en una rueda de prensa celebrada en el Club de Corresponsales Extranjeros de Seúl.

Kim, aquejado de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), habló por boca de una integrante de la fundación que dirige y recordó que “es muy triste que un paciente con ELA al que le quedan unos 3 años de vida esté aquí rogando ser salvado”.

Kim consideró que los médicos deben ser “un rayo de esperanza para los pacientes con enfermedades raras e incurables”, y que en este caso “se han olvidado de su deber”, por lo que les instó a no olvidarse del juramento hipocrático.

Más del 90 % de los 13.000 médicos en prácticas del país se han unido al paro desde el pasado 20 de febrero en protesta por el plan del Ejecutivo del conservador Yoon Suk-yeol de incrementar en 2.000 al año las plazas en las facultades de medicina.

Puesto que los médicos residentes constituyen en torno a un 40 % de la plantilla de los grandes hospitales de Seúl, los mayores del país, estos centros médicos se están viendo obligados a suspender en torno a la mitad de las cirugías programadas, muchas de ellas para pacientes con cáncer, tal y como recordaron hoy estas asociaciones.

La huelga también está afectando a pacientes pendientes de recibir o que están recibiendo tratamientos de quimio o radioterapia.

Situaciones como esta es lo que denunció hoy Kim Jin-sun, representante de la Asociación de Pacientes con Cáncer Esofágico de Corea.

Kim quiso subrayar que “esta situación es responsabilidad del gobierno y debe abordarse con urgencia, sin olvidar lo irónico que resulta el que haya un rechazo a practicar la medicina en protesta por el aumento del número de estudiantes en las facultades de Medicina”.

El Gobierno argumenta que es necesario aumentar en 2.000 las plazas anuales en las facultades de medicina para atajar la escasez de médicos, especialmente en zonas rurales y en áreas como pediatría, obstetricia o cirugía cardiotorácica.

Pero los médicos denuncian que la decisión ha sido unilateral y que el incremento debería situarse en 350 plazas para que no afecte a la calidad formativa y del servicio y que debería invertirse en ciertas áreas y reforzar la protección legal de los sanitarios.

“Los pacientes bajo ninguna circunstancia deberían ser usados como herramienta política” por ninguno de los dos bandos, dijo por su parte Baek Min-hwan, de la Asociación de Pacientes de Mieloma.

“Los pacientes son nuestra familia, nuestros vecinos. Su sufrimiento y necesidades son responsabilidad de todos”, añadió Baek, que pidió al Gobierno y los médicos “encontrar una solución dialogando y transigiendo”.

Publicidad