Publicidad

Lugo, 11 feb (EFE).- Chus Mateo, entrenador del Real Madrid, destacó la capacidad de sufrimiento que exhibió su equipo para contener el empuje del Breogán, en un partido en el que admitió que le faltó acierto, pero que supieron “enderezar” en el último cuarto.

Jordan Shako (i) del Río Breogán, se enfrenta a Sergio Llul (d), del Real Madrid, durante el partido de la Liga Endesa de la ACB que disputaron el Breogan y el Real Madrid en el Palacio de los Deportes de Lugo. EFE/ Eliseo Trigo

“Era un partido complicado para nosotros, de inicio ya sabíamos que íbamos a tener que sufrir y así ha sido. La experiencia que tenemos de jugar en Lugo nos dice que el Breogán es un equipo con carácter y que en su casa hace muy bien las cosas”, afirmó.

Sergi Quintela (c), del Río Breogán, se enfrenta a Carlos Alocén (d) y Vincent Poirier (i), del Real Madrid, durante el partido de la Liga Endesa de la ACB que disputaron el Breogan y el Real Madrid en el Palacio de los Deportes de Lugo. EFE/Eliseo Trigo

“Hemos estado sufriendo durante tres cuartos claramente -continuó- y luego, en el último, hemos sido capaces de enderezar el rumbo, jugando con más disciplina adelante y reboteando mucho mejor. Era una buena prueba para demostrar el carácter del equipo”.

El técnico blanco se alegró del buen rendimiento que ofrecieron tanto Edy Tavares como Sergio Llull, quienes demostraron que ya están recuperados de sus respectivas lesiones a unos días del estreno en la Copa del Rey de Málaga.

“Estoy contento porque, si no sucede nada raro, voy a tener a todos los jugadores disponibles por primera vez esta temporada. Eso me ayuda a sentir que todos son útiles y que seamos más competitivos, aunque ya lo estábamos siendo durante todo el año”, comentó Chus Mateo, que ensalzó la defensa sobre McLemore en la recta final. EFE

1010153

dmg/scq/jpd

Publicidad