Los Ángeles (EE.UU.), 29 oct (EFE).- Guillermo del Toro ha hecho de la mitología y de su visión de la violencia y la virtud humanas un sello que imprime en todas sus películas, también en “The Antlers”, una de las entregas de terror más esperadas del año.

Fotografía cedida este viernes por 20th Century Studios en la que se registró al director y guionista de la película de terror "The Antlers", Scott Cooper (i), al dar instrucciones al niño Jeremy T. Thomas (d), durante el rodaje del filme que se estrena en EE.UU. este fin de semana de Halloween. EFE/Kimberley French/ 20th Century Studios

El mexicano, que tiene previsto estrenar a finales de año “Nightmare Alley”, participa como productor en este largometraje dirigido por Scott Cooper (“Black Mass”, 2015) y ambientado en una zona rural de Estados Unidos amenazada por una criatura del folclore indígena.

Fotograma cedido este viernes por 20th Century Studios en la que se registró a Keri Russell, como Julia Meadows, durante una escena de la película de terror "The Antlers", que se estrena en EE.UU. este fin de semana de Halloween. EFE/Kimberley French/20th Century Studios

“The Antlers” es la primera cinta que surge del acuerdo de producción que Del Toro firmó con Fox Searchlight Pictures después de ganar el Óscar por “The Shape of Water” (2017).

Su argumento se basa en el cuento “The Quiet Boy”, de Nick Antosca, sobre una profesora —encarnada por Kerri Rusell— de una escuela primaria de Oregón obsesionada por un niño aparentemente desamparado. Un niño que, en realidad, esconde una escalofriante conexión con un monstruo mitológico.

Aunque Cooper ha dirigido esta obra, el cineasta mexicano fue fundamental para desarrollar el concepto central de la trama: el “wendigo”, una criatura con forma de ciervo que forma parte de la mitología de los pueblos nativos de Norteamérica.

Lo sobrenatural y lo humano se cruzan en este largometraje de terror que utiliza como trasfondo el impacto de la crisis de adicción a los opiáceos en las áreas suburbanas de Estados Unidos.

“La crisis del clima, la población drogadicta, la pobreza y el tratamiento a los indígenas. Todos esos temas los hemos arropado en una película de terror”, señaló Cooper cuando presentó el proyecto en la pasada Comic-Con.

Durante una entrevista con EFE, el director elaboró esta elección.

“Vengo de un pueblo muy pequeño en Virginia, y trato de no olvidar esas raíces ni a la gente de allí. Tienen vidas muy diferentes a la mía en Los Ángeles y, a veces, son personas que pueden estar marginadas en la sociedad y no han tenido la suerte que yo tuve. Por eso trato de poner a esas personas en el centro de mis historias en general”, argumentó.

Los protagonistas de “The Antlers” son, además de la profesora encarnada por Rusell y el joven Jeremy T. Thomas, el actor Jesse Plemons (“I’m Thinking of Ending Things”), como un sheriff tremendamente despreocupado, y Scott Haze, irreconocible durante todo el largometraje.

Las relaciones que establecen los protagonistas reflejan el trauma, el abuso, la adicción e incluso la apatía de una sociedad que deja que a un joven en una situación de abandono y negligencia y que su profesora quiere ayudar sin saber el camino peligroso que está tomando.

“Si creemos a estos personajes, es más fácil tenerles miedo. Así que, aunque toda película de terror tiene que tener un fenómeno extraño (poltergeist), es realmente la historia sobre una familia”, justificó Rusell.

“Esta versión que hicimos de una película de terror tiene una estética y una narrativa mucho más fundamentada —añadió—. Con varios matices sobre las relaciones personales”.

“The Antlers”, que se estrena en EE.UU. el fin de semana de Halloween, podría dar pie a una nueva franquicia de terror “si rinde en los cines”, dejó caer su director.

De todas formas, los apasionados del sello de Del Toro no tendrán que esperar mucho, pues el cineasta produjo esta cinta mientras trabajaba como director en “Nightmare Alley”, que llegará a las salas en diciembre.

Javier Romualdo

Publicidad