Publicidad

São Paulo, 23 mar (EFE).- Thirty Seconds for Mars, la banda del actor Jared Leto y su hermano Shannon, puso a bailar este sábado a miles de personas en Lollapalooza Brasil con altas dosis de rock, mucho confeti y la presencia en el escenario de Marcelo, leyenda del Real Madrid.

El grupo californiano se presentó en la segunda jornada del festival, que celebra su undécima edición en el Autódromo de Interlagos, en la ciudad de São Paulo, y no dejó indiferente a nadie.

Jared Leto, que lleva más de dos décadas combinando la gran pantalla con la música, apareció sobre el escenario principal con sus características gafas de sol y una capa plateada que rozaba el suelo.

Una indumentaria algo mística para arrancar con ‘Up in the air’ y dar el primer baño de confeti al público brasileño, al que aseguró que “es el mejor del mundo”.

De hecho, dejó patente su admiración por Brasil en varios momentos.

Ondeó con orgullo la bandera del país, hoy motivo de división entre los brasileños por el uso político que ha hecho de ella la ultraderecha que lidera el expresidente Jair Bolsonaro, investigado por intentar un golpe de Estado.

Marcelo, la gran sorpresa

La banda estadounidense Thirty Seconds for Mars se presenta en el Festival Lollapalooza este sábado, en el Autódromo de Interlagos, en São Paulo (Brasil). EFE/ Isaac Fontana

Y también se puso la camiseta de la selección brasileña en mitad del recital con el nombre de Marcelo y el dorsal 12 a la espalda.

La sorpresa sería que minutos después aparecería sobre el escenario el actual jugador del Fluminense de Río de Janeiro y leyenda del Real Madrid para convertirse en baterista improvisado del grupo.

Juntos tocaron “Stuck”, que forma parte del último trabajo del dúo, ‘It’s the End of the World but It’s a Beautiful Day’, lanzado el año pasado.

Marcelo, con casi 36 años, siguió el ritmo con la batería y chocó las baquetas para animar a dar palmas a los miles de brasileños que arroparon el escenario más grande de los cuatro montados para esta undécima edición del festival en territorio brasileño.

Jared Leto, ganador de un Óscar y un Globo de Oro por su papel en ‘Dallas Buyers Club’, también invitó a tres espectadores para bailar con él, eso sí pidió a “los más locos” del público.

“Necesito a los más locos”, demandó.

Ese momento distendido fue para dar un pequeño respiro entre ‘This is war’ y ‘Rescue me’.

Después subiría los decibelios con ‘Attack’ y ‘Stuck’ para terminar con ‘The kill (bury me)’, momento en el que se echó a los brazos del pueblo, y ‘Closer to the edge’.

Apenas nueve temas le dio tiempo a tocar a Thirty Seconds for Mars. Quizá poco para los miles de brasileños que siguieron su actuación.

Este sábado, también fue el turno de la cantante y compositora colombo-canadiense Jessie Reyez, autora de “One kiss”, el gran éxito interpretado por Dua Lipa y Calvin Harris, y que hoy retumbó en el escenario principal de Lollapalooza Brasil con su voz.

La banda estadounidense Limp Bizkit dio el toque de metal a esta segunda jornada del festival, aunque emocionó a todos los presentes con su ‘Behind blue eyes’ o cuando hizo una versión del himno ‘Purple Rain’.

Esta undécima edición de Lollapalooza Brasil empezó el viernes, con las bandas californianas como Blink-182 y The Offspring como cabezas de cartel, y concluirá este domingo con la presentaciones de Sam Smith, SZA y Gilberto Gil, entre muchos otros artistas.

La lluvia ha sido el denominador común de los dos primeros días de festival, lo que ha transformado algunas partes ajardinadas del Autódromo de Interlagos en un auténtico lodazal. EFE

Carlos Meneses

Jared Leto, vocalista de la banda estadounidense Thirty Seconds for Mars, se presenta en el Festival Lollapalooza este sábado, en el Autódromo de Interlagos, en São Paulo (Brasil). EFE/ Isaac Fontana
Publicidad