Publicidad

São Paulo, 2 mayo.- Las fuertes lluvias que azotan el estado de Rio Grande do Sul, en el sur de Brasil, han dejado un saldo trágico de al menos 13 personas fallecidas, 12 heridas y 21 desaparecidas. Las inundaciones, que han afectado a más de 44.600 personas en 134 municipios durante la última semana, han provocado una situación de emergencia en la región.

La Defensa Civil local ha reportado que miles de personas han tenido que abandonar sus hogares, refugiándose en casas de familiares, amigos o en albergues. El gobernador de Rio Grande do Sul, Eduardo Leite, ha declarado el estado de calamidad pública por un plazo de 180 días y ha solicitado el apoyo de las Fuerzas Armadas para las labores de rescate.

“Las aeronaves del estado están en actuación para realizar rescates y esperamos los refuerzos de las Fuerzas Armadas”, afirmó Leite en un video publicado en redes sociales. El gobernador ha enfatizado que la prioridad en este momento es rescatar a las personas afectadas por las inundaciones.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva ha prometido “todo el personal necesario” para ayudar a la región a enfrentar las consecuencias del temporal y se espera que visite la zona afectada este jueves.

Rio Grande do Sul ha sufrido en el último año los embates del fenómeno climático de El Niño, que provoca fuertes precipitaciones en el sur de Brasil. En septiembre de 2023, un ciclón extratropical causó más de 40 muertes en la región, y en noviembre, una serie de lluvias torrenciales obligó al desplazamiento de miles de personas.

La situación en Rio Grande do Sul es crítica, con miles de personas afectadas por las inundaciones y un saldo de víctimas que podría aumentar en las próximas horas. Las autoridades locales y nacionales trabajan en las labores de rescate y atención a los damnificados, mientras la región se enfrenta a las consecuencias de un nuevo desastre natural.

Publicidad