Publicidad

Florianopolis, 6 Mayo.- Las intensas lluvias que azotan el estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil, han provocado una tragedia sin precedentes, dejando al menos 84 personas fallecidas y cerca de 54 mil desplazadas o desabrigadas. Los deslizamientos de tierra e inundaciones han bloqueado carreteras, interrumpido el suministro de energía eléctrica y agua potable, y aislado a ocho municipios.

La situación es especialmente grave en Blumenau, donde se han registrado al menos 15 muertes y el río Itajaí-Açu se desbordó, inundando gran parte del centro de la ciudad. Joinville también ha sufrido graves daños, con miles de personas evacuadas de sus hogares.

Estado de emergencia y ayuda a los damnificados:

El gobierno regional de Santa Catarina ha declarado el estado de emergencia y varios municipios han declarado el estado de calamidad pública. El gobierno federal de Brasil, así como los estados vecinos de Río Grande do Sul y Paraná, han enviado ayuda humanitaria a los damnificados, incluyendo medicinas, alimentos, colchones y cobijas.

La peor tragedia climática en la historia de Santa Catarina:

El gobernador regional, Luiz Henrique da Silveira, ha calificado la situación como “la peor tragedia climática en la historia de Santa Catarina”. Aunque se prevé que las lluvias continúen, se espera que sean menos intensas en las próximas horas.

Consecuencias del desastre:

Las lluvias torrenciales han causado daños significativos a la infraestructura del estado, incluyendo la ruptura de un tramo del gasoducto que transporta gas natural boliviano al sur de Brasil. Petrobras se ha visto obligada a interrumpir el suministro de gas a parte de Santa Catarina y a todo el estado de Río Grande do Sul.

Saqueos y desesperación:

En algunas ciudades afectadas se han reportado saqueos a supermercados y farmacias por parte de personas que perdieron sus viviendas debido a las inundaciones.

La tragedia en Santa Catarina pone de manifiesto la vulnerabilidad de la región a los desastres naturales y la necesidad de tomar medidas para mitigar los efectos del cambio climático. Las autoridades locales y nacionales trabajan en la atención a los damnificados y la reconstrucción de las zonas afectadas.

Publicidad