Publicidad

Valladolid (España), 17 ene (EFE).- El traslado de Ronaldo Nazario a Brasil, a medio plazo, no tiene por qué afectar a la gestión del Valladolid, club español que preside, según David Espinar, director del Gabinete de Presidencia, que negó que haya novedad alguna sobre una posible venta de la entidad blanquivioleta.

El consejero del gabinete de Presidencia del Real Valladolid, David Espinar, en la rueda de prensa en la que analizó la actualidad del club. EFE/ R. García

“No ha habido ninguna novedad respecto a una posible venta del Real Valladolid desde hace meses, ni se ha producido ningún contacto para llevarla a cabo y, aunque el Real Valladolid es una marca apetecible, del rumor a la realidad hay una gran distancia”, ha asegurado este martes Espinar, en rueda de prensa.

El consejero del gabinete de Presidencia del Real Valladolid, David Espinar, en la rueda de prensa en la que analizó la actualidad del club. EFE/ R. García

En este sentido, ha insistido en que “no hay nada tangible” y que “hay pocos clubes que estén exentos de esa posibilidad de ser vendidos”, al tiempo que ha advertido que “el nivel de especulación es alto, y el Real Valladolid es un sujeto pasivo de esta historia”.

Además ha aclarado que el hecho de que el presidente de la entidad vallisoletana, Ronaldo Nazário, anunciase su traslado a Brasil a medio plazo, “no tiene por qué afectar a la gestión del Real Valladolid, porque ahora hay una mayor conectividad y se puede hacer desde cualquier punto del mundo”, y ha puntualizado que “aquí hay buenos profesionales que trabajan de forma directa”.

Preguntado sobre el desapego entre la afición y el presidente del club, Espinar ha comentado que “es bidireccional, y si una parte entiende que no hay apego, es difícil demostrarlo, pero él viene a entrenamientos y a partidos, si bien hay que entender que ahora tiene otro club en Brasil, el Cruzeiro, y debe repartirse”.

Respecto a la defensa que hizo del jugador del Real Madrid, Vinicius, tras recibir insultos racistas por parte de algunos aficionados del Real Valladolid, Espinar ha explicado que “no solo defendió al jugador, sino que destacó la ejemplaridad que muestra la afición blanquivioleta siempre, y que unos pocos individuos no la representaban”.

“El comportamiento de esas personas es reprochable y el club debe luchar contra estas cosas, aunque está claro que para que la industria del fútbol sea mejor, todos deben ir en contra de dichas acciones, también los jugadores, teniendo una actitud adecuada en el campo y evitando sobreactuaciones”, ha añadido.

Sobre por qué Ronaldo no defendió al jugador del Real Valladolid Shon Weissman tras recibir también insultos antisemitas en San Mamés y Getxo, el director del gabinete de Presidencia del club ha aclarado que “Ronaldo no pudo verlo, puesto que no estaba, porque si hubiera sido testigo de ello, también habría mostrado su repulsa”.

El proceso iniciado para resolver lo acontecido con Vinicius se encuentra en la fase de identificación de los implicados, “más de una decena”, según ha detallado Espinar, y el club llevará a cabo su protocolo, una vez analizadas las imágenes y tras escuchar a esos seguidores blanquivioletas, para determinar si son expulsados o si es una sanción temporal, que quedarán recogidas en el correspondiente expediente.

En cuanto a los enfrentamientos entre algunos aficionados que se produjo en el encuentro ante Osasuna en Pamplona, ha precisado que aún no han tenido “notificación” por parte de la Policía tras haber sido identificados los que participaron en los mismos pero, una vez lleguen esas actuaciones, se tomarán las decisiones oportunas.

También ha querido trasladar su total defensa de la libertad de expresión, en relación a las pancartas que aparecieron en el estadio tras el partido contra el Real Madrid, criticando el papel de Ronaldo, “porque no faltaron al respeto, no dañaron las instalaciones y suponen una forma de expresar su opinión totalmente lícita, aunque lógicamente se procedió a su retirada”.

Por último, en cuanto a actuaciones arbitrales, Espinar ha señalado que “el club trabaja para defender sus intereses, pero en muchos casos no lo hace públicamente”.

Publicidad