Publicidad

Nueva York, 22 nov (EFE).- El hombre que la noche del pasado sábado mató a tiros a cinco personas en un club LGTB de EE.UU., fue supuestamente reducido por Richard Fierro, un exmilitar que se encontraba en el local viendo con su familia y unos amigos un espectáculo de draq queens y que derribó y desarmó al atacante.

“No sé exactamente qué hice, solo entré en modo de combate”, dijo Fierro en una entrevista al diario The New York Times, antes de agregar que en ese momento pensó únicamente en que tenía “que matar a ese tipo” antes de que él lo matara a él y a su familia.

El sospechoso, un joven de 22 años identificado como Anderson Lee Aldrich, que se encuentra en estos momentos en el hospital, fue imputado este lunes con cinco cargos por asesinato en primer grado y otros cinco por delito de odio.

Personas dejan flores y recuerdos en un memorial a las víctimas de un tiroteo en la discoteca LGBTQ Club Q en Colorado Springs, Colorado, EE.UU..EFE/EPA/LIZ COPAN

El suceso se produjo el pasado sábado a medianoche en un local para adultos del estado de Colorado llamado Club Q, que acoge entre otras actividades espectáculos de travestismo.

De acuerdo el relato de Fierro, que según el diario estuvo 15 años en el Ejército, cuando este oyó los disparos se levantó de la mesa y se dirigió hacia donde estaba el pistolero, que se dirigía hacia el patio, donde decenas de clientes habían huido.

Cuando llegó hasta él, lo agarró por una tira del chaleco que llevaba puesto, lo tiró al suelto y se abalanzó sobre él.

Contó, que el hombre llevaba un rifle de estilo militar y que intentó quitárselo. Pero, entonces, vio que también portaba una pistola.

Personas dejan flores y recuerdos en un memorial a las víctimas de un tiroteo en la discoteca LGBTQ Club Q en Colorado Springs, Colorado, EE.UU..EFE/EPA/LIZ COPAN

“Le quité el arma de la mano y comencé a golpearlo en la cabeza, una y otra vez”, dijo Fierro, que explicó al New York Times, que tras pedir ayuda, un cliente le quitó el fusil al asaltante y una bailarina drag pisoteó al pistolero con sus tacones altos.

Fierro confesó al diario que cuando llegó la Policía estaba cubierto de sangre y pensó que había matado al atacante, que fue reanimado por los servicios de atención sanitaria, mientras los agentes esposaron y retuvieron a Fierro durante una hora.

La Policía explicó el domingo que recibió una llamada de alerta en torno a las 23.56 hora local (06.56 GMT) y que unos minutos después varias patrullas acudieron al lugar, donde detuvieron al agresor y lo pusieron bajo custodia.

Un total de 25 personas resultaron heridas y al menos 13 seguían ingresados este lunes por la mañana.

Publicidad