Moscú, 4 dic (EFE).- Un avión de Iraqi Airways con 419 inmigrantes partió hoy de Minsk con destino al país árabe, el quinto vuelo de repatriación desde el estallido hace casi un mes de la crisis migratoria en la frontera entre Bielorrusia y Polonia.

Según informó el aeropuerto de Minsk, en el avión viajaban 415 adultos y cuatro niños menores de dos años, todos ciudadanos iraquíes.

El Boeing 747 aterrizará en la capital del Kurdistán iraquí, Erbil, como ocurriera con los anteriores aviones de repatriación.

Esta semana también voló a Ebril otro avión con 427 pasajeros, doce de ellos menores de edad.

El primer avión con migrantes salió de la capital bielorrusa con destino a Bagdad el pasado día 18 de noviembre con 431 personas a bordo, la mayoría de ellas iraquíes.

A finales de noviembre desde Minsk partieron otros dos vuelos con más de 600 migrantes indocumentados varados desde hace casi un mes en la frontera bielorruso-polaca.

Alrededor de 2.000 inmigrantes de Oriente Medio llegaron el pasado 8 de noviembre al lado bielorruso de la frontera con Polonia, desde donde pretendían entrar en la Unión Europea (UE), principalmente en Alemania.

Después de una semana de tensión con los guardias fronterizos polacos, el 16 de noviembre fueron trasladados por las autoridades bielorrusas a una nave industrial cerca de la frontera que sirve desde entonces como un centro de acogida.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) anunció también a finales de noviembre que fletaría un avión para repatriar a los inmigrantes iraquíes que deseen regresar a su país.

Entonces, la OIM estimó en unos 2.000 los inmigrantes y refugiados que se encuentran en la frontera con Polonia, en su mayoría kurdos de Irak, pero también sirios, iraníes, afganos, yemeníes, cameruneses y otros.

En total, en Bielorrusia habría unos 7.000 migrantes, pero sólo un “número limitado” ha expresado su deseo de volver a casa de manera voluntaria.

El Consejo de la Unión Europea impuso esta semana al autoritario régimen de Alexandr Lukashenko las primeras sanciones por la crisis migratoria, restricciones que fueron secundadas por EEUU.

Publicidad