Publicidad

Río de Janeiro, 27 dic (EFE).- El Botafogo brasileño, tras cosechar un empate en el partido de ida la semana pasada en Bolivia, recibe el miércoles al Aurora en un partido en el que tendrá en el banquillo a un técnico interino y en el que necesita una victoria para avanzar a la siguiente fase de la Libertadores.

Pese a que fue el claro dominador en el partido de ida disputado en Cochabamba, el Botafogo tuvo que resignarse con un empate 1-1 debido a que el conjunto boliviano consiguió anotar en los minutos de descuento del segundo tiempo.

El club brasileño es el claro favorito para vencer en su casa, el estadio Nilton Santos de Río de Janeiro, donde un triunfo visitante se vería como una heroicidad.

El vencedor se enfrentará en la tercera fase previa de la Libertadores al vencedor del duelo entre el Bragantino brasileño y el Águilas Doradas colombiano.

Pese a su hipotética superioridad y a la ventaja de jugar en casa, el equipo brasileño tendrá que superar la crisis provocada por la decisión de sus dirigentes de despedir al entrenador Tiago Nunes tras el empate en Cochabamba.

El Botafogo será dirigido por el técnico interino Fábio Matias, para quien lo principal es que el equipo alcance la tranquilidad necesaria para abrir el marcador y administrar la ventaja.

“Lo principal es pasarles tranquilidad. Son futbolistas de muy alto nivel que otros clubes desearían tener y que saben la importancia del partido”, afirmó.

Matias prácticamente no modificará el equipo titular con el que trabajaba Nunes y que cuenta con el veterano portero paraguayo Roberto “Gatito” Fernández y con el lateral uruguayo Damián Suárez.

Lo más probable es que alinee el trío de atacantes integrado por el goleador Tiquinho Soares, Victor Sá y Júnior Santos, autor del gol en el partido de ida.

Esta es la tercera vez que el Botafogo disputa una fase previa de la Libertadores. En las dos anteriores, en 2014 y 2017, consiguió llegar a la fase de grupos.

El club boliviano también es consciente de la importancia del partido y por eso sus titulares se entrenan en Río de Janeiro desde el domingo y los suplentes se quedaron en Cochabamba para el partido en que se impusieron por 1-0 al Jorge Wilstermann.

El equipo comandado por Mauricio Soria se entrenó completo este martes, luego de que los suplentes también desembarcaran en Río.

La gran novedad en el equipo que jugará el miércoles es el regreso del defensa paraguayo David Robles y del atacante colombiano Oswaldo Blanco, que cumplieron suspensión en el partido de ida.

El Aurora no tiene buenos recuerdos de su último partido en Río, donde, en octavos de final de la Copa Sudamericana de 2011, fue goleado 8-3 por el Vasco da Gama y eliminado.

Publicidad