Por Virginie Ann

MONTREAL, 18 JUNIO.- El director de una asociación que representa a los productores de pollos de Quebec dice que es inaceptable que un millón de pollos hayan sido sacrificados durante una disputa laboral prolongada en un matadero cerca de la ciudad de Quebec.

La cooperativa Exceldor cerró su matadero en St. Ansèlme, Quebec, Al sur de la capital provincial, el 23 de mayo debido a una huelga, dejando pocas opciones para los productores de pollo.

Pierre, Luc Leblanc, presidente de Les Éleveurs de Volailles du Québec, la asociación de productores de pollo de la provincia, dijo que nunca había recibido tantas llamadas y mensajes de miembros como en las últimas semanas, sin saber cómo manejar la situación.

“La gente me dice que está ofendida, enojada y triste”, dijo. “No es una situación fácil porque no hay muchas soluciones para nosotros”.

La asociación de Leblanc representa a más de 700 productores, en su mayoría empresas familiares, que operan dentro de estrictas pautas.

“Hay reglas para los productores: cuando transporta los pollos, se le permite tener una tasa de mortalidad de sólo el uno por ciento. Si va más allá, puede recibir una multa por crueldad animal”, dijo Leblanc. “Pero en este momento, estamos permitiendo que se maten tantos pollos”.

Tanto el sindicato como la empresa han confirmado que el millón de pollos descartados habría proporcionado hasta cuatro millones de comidas.

El sindicato dijo que la huelga ha obligado a los productores de Quebec a enviar pollos sacrificados a sitios de desechos o/a una planta de procesamiento, donde pueden transformarse en productos que no son para consumo humano.

El portavoz de Exceldor, Jordan Ouellet, dijo que la compañía intentó enviar tantos pollos como fuera posible a otros mataderos en Quebec u Ontario.

“El problema es que en un momento, después de 35 días, cuando los pollos alcanzan cierto peso, están listos para ser transformados”, dijo Ouellet. “Pero más allá de eso, continúan creciendo y las infraestructuras no están hechas para esos tamaños”.

El primer ministro François Legault describió la situación en una publicación de Facebook el miércoles como una “vergüenza que debe detenerse”.

Legault instó a ambas partes a aceptar la oferta de la provincia de un árbitro para ayudar a resolver el asunto, y señaló que el desperdicio equivale al 13 por ciento de la producción de pollo de la provincia que se tira a la basura.

“Los trabajadores tienen derecho a la huelga y los empleadores el derecho al cierre patronal. Pero no se nos debería permitir desperdiciar grandes cantidades de comida de manera tan estúpida. Es indecente”, dijo Legault.

La empresa y el sindicato que representa a sus empleados en huelga continuaron las conversaciones el jueves.

Exceldor acogió con satisfacción la oferta de Quebec, hecha por primera vez el martes por el ministro de Trabajo, Jean Boulet, pero el sindicato se negó, diciendo que preferiría continuar con las negociaciones con un conciliador en lugar de que un tercero imponga un convenio colectivo.

Los trabajadores del matadero han estado sin contrato desde julio de 2020 y han estado en huelga durante más de tres semanas, con los salarios y las condiciones de trabajo como puntos de fricción clave.

“Tenemos que darle una oportunidad al proceso de conciliación”, dijo Roxane Larouche, portavoz del sindicato United Food and Commercial Workers. “Por supuesto, somos sensibles al desperdicio de alimentos, no hay nadie que quiera eso. Pero es responsabilidad del empleador”.

Boulet estuvo de acuerdo en una entrevista el jueves en que la gran tasa de eutanasia y desperdicio de alimentos estaba haciendo que la situación fuera aún más urgente, pero confiaba en que ambas partes comprenden las repercusiones humanas y sociales y espera que pronto encuentren un terreno común.

Este informe de The Canadian Press se publicó por primera vez el 18 de junio de 2021.