Publicidad

Jerusalén, 4 mar (EFE).- Un trabajador extranjero de la India murió este lunes en el norte de Israel y otros siete resultaron heridos, dos de ellos de gravedad y todos de nacionalidad india, por el impacto de un misil antitanque disparado a la localidad israelí de Margaliot desde el Líbano, confirmó el servicio de emergencia Magen David Adom (MDA).

“Las víctimas, todas por heridas de metralla, han sido evacuadas por la fuerza aérea y los servicios de emergencia a los hospitales Beilinson, Ramban y Ziv”, en el norte de Israel, informó un portavoz de MDA.

En un primer momento, el MDA indicó que eran trabajadores tailandeses, pero después aclararon que todas las víctimas son originarias de la India.

El Ejército israelí atacó “el lugar de origen” desde donde se lanzó el misil antitanque en el sur de Libano, que Israel atribuye a la milicia chií Hizbulá, aunque no se ha reivindicado el ataque.

“Además, la aviación israelí atacó una instalación militar de Hizbulá en el área de Shikhin, donde varios terroristas fueron identificados”, señaló un comunicado castrense.

Horas antes, la fuerza aérea de Israel también atacó un complejo miliar de Hizbulá en el área de Ayta ash Shab, en el sur de Líbano.

Sobre el impacto del misil, el MDA aclaró que los heridos se encontraban dentro de un todoterreno en la intersección de Metsudot, en un área de tierras agrícolas, detallaron los servicios de emergencia.

Una de las víctimas, también de unos 30 años como el fallecido y que se encuentra en estado grave, sufre “lesiones faciales y heridas de metralla en el resto del cuerpo”, dijo el portavoz, pero está consciente.

La mayoría de trabajadores agrícolas en Israel son extranjeros, muchos de origen tailandés, y durante los ataques de Hamás el pasado 7 de octubre, al menos una treintena de estos nacionales -que residían en kibutzs cerca de la divisoria con Gaza- fueron asesinados por los islamistas y otros tantos secuestrados.

Desde el inicio de la guerra en Gaza, el fuego cruzado entre Israel y la milicia chií proiraní Hizbulá no ha dejado de recrudecerse, con intercambio de fuego en la frontera norte casi diario, en lo que ya constituye la mayor escalada entre ambos desde la guerra en el Líbano de 2006.

En casi cinco meses de ataques cruzados, al menos 314 personas han muerto, la mayoría en el lado libanés y dentro de las filas de Hizbulá, grupo que ha confirmado 228 bajas, algunas de ellas en Siria.

En Israel han muerto 17 personas en la frontera norte (10 soldados y 7 civiles), mientras que del otro lado de la frontera han fallecido unas 297 personas, incluyendo unos 32 integrantes de milicias palestinas, un soldado y 36 civiles -entre ellos diez menores y tres periodistas-, además de los milicianos de Hizbulá.

Publicidad