Publicidad

Londres, 27 feb (EFE).- Alrededor de una de cada tres de las compañías que más afectan a la deforestación -un 30 %- carece de mecanismos o planes para hacer frente a la destrucción de los bosques, según la décima edición del informe ‘Forest 500’ publicado este martes por la organización sin ánimo de lucro Global Canopy.

Entre ellas se encuentran el fabricante de calzado Deichmann Group, la compañía de alimentación y bebidas Bright, o el grupo inversor Vanguard, que no tienen ningún compromiso respecto al impacto de sus materias primas en la deforestación.

Además, ‘Forest 500’ reveló que en torno a dos de cada tres empresas -el 63 %- fallaron en probar el cumplimiento de sus compromisos contra el cambio climático en 2023.

Por ejemplo, Adidas, GAP o Starbucks, todas ellas comprometidas en la teoría a reducir la huella de sus materias primas sobre la deforestación, fallan en la práctica al no haber publicado los procesos de monitorización de su actividad.

Es el caso también del grupo español Inditex, que puntúa 1 sobre 5 en el ‘ranking’, misma puntuación que la del banco Santander y que la empresa alimenticia Ebro Foods.

En particular, el informe destacó que el grupo textil español publica el cumplimiento de sus compromisos respecto a la madera, pero no respecto al cuero, material esencial para la creación de los productos que pone a la venta.

Asimismo, según ‘Forest 500’, IKEA hizo referencia a las huellas de la madera, el cuero y el papel, pero “no compartió suficiente evidencia de haber puesto en marcha los compromisos relativos al cuero y al papel”.

En este sentido, el informe también destaca que en 2023 ninguna de las compañías había puesto en marcha todos y cada uno de sus compromisos relacionados con los derechos humanos en todas las materias primas que usan para su producción.

Entre los grupos empresariales que peor nota obtienen -0 sobre 5- están las alimenticias Total Enterprise Ltd. y Unifood Industrial Group, así como las financieras American International Group, Equitable Holdings o Fisher Investments.

Frente a las anteriores, destacan empresas como Nestlé, Unilever o PepsiCo, que, de acuerdo con el informe, han hecho “fuertes progresos en la deforestación, la transformación y los abusos de derechos humanos” asociados a sus productos y este año logran una puntuación de 4 sobre 5.

Ya en 2015, en su primer estudio de este tipo, Global Canopy advirtió de que un grupo de quinientas empresas y países en el mundo eran responsables del 70 % de la deforestación global.

En esta edición, diez publicaciones más tarde, el director ejecutivo de Global Canopy, Niki Mardas, indicó que la confianza en que las compañías actúen voluntariamente no es suficiente, y que “la regulación es la única manera de llevar a cabo el giro vital que el mundo necesita”.

“De poco sirven los compromisos sobre el papel si no se llevan a cabo”, sentenció Mardas en un comunicado.

Publicidad