Publicidad

Redacción Internacional, 2 abr (EFE).- El ataque de fuerzas israelíes a un convoy de la organización humanitaria World Central Kitchen (WCK), que ha causado la muerte de siete de sus cooperantes de distintas nacionalidades, ha motivado las críticas de diferentes países, que piden cuentas al Gobierno hebreo.

El ataque aéreo, según la ONG, costó la vida a un equipo humanitario formado por tres palestinos, un británico, un polaco, un australiano y un ciudadano con doble nacionalidad estadounidense-canadiense.

Una entidad independiente, el Mecanismo de Investigación y Evaluación de Hechos, investigará el ataque en el que murieron siete trabajadores humanitarios de la ONG World Central Kitchen en Gaza, dijo este martes el Ejército de Israel.

WCK suspende sus actividades

WCK, fundada por el cocinero español afincado en Estados Unidos José Andrés, anunció que suspende sus operaciones en Gaza tras confirmar la muerte de sus siete trabajadores.

“El equipo de WCK viajaba en una zona desescalada en dos vehículos blindados con el logo” de la organización, dijo el grupo en un comunicado.

La ONG norteamericana participó el pasado 15 de marzo en la llegada a Gaza de 200 toneladas de alimento y agua, inaugurando un corredor marítimo a bordo del barco del Open Arms, y pese a los llamados de la comunidad internacional y otras organizaciones humanitarias de que solo la llegada masiva de alimento por tierra conseguirá paliar una hambruna inminente en Gaza.

Críticas de Gobiernos

El Gobierno del Reino Unido expresó su profunda preocupación por la noticia de la muerte de un cooperante británico entre los siete fallecidos y recordó: “ya instamos a Israel a hacer más para proteger a los civiles y permitir que la ayuda humanitaria llegue a Gaza”, declaró la ministra de Educación, Gillian Keegan, a la BBC.

“Si una de las organizaciones benéficas que trabajan sobre el terreno ha suspendido sus operaciones, es profundamente preocupante”, agregó.

Otro de los Gobiernos directamente concernidos, el de Australia, dijo por boca de su primer ministro, Anthony Albanese, que ha pedido a Israel “rendir cuentas” por la muerte de una trabajadora humanitaria.

El Ejecutivo de Camberra ya ha contactado “directamente” con el Gobierno israelí para esclarecer este suceso “completamente inaceptable” y que va “más allá de cualquier circunstancia razonable”, explicó Albanese a periodistas en la ciudad de Brisbane.

“Australia espera una total rendición de cuentas por la muerte de trabajadores humanitarios que es inaceptable”, remarcó el mandatario al insistir en que se trata de “una tragedia que nunca debió ocurrir”.

 En cuanto a Polonia, su ministro de Exteriores, Radoslaw Sikorski, informó este martes de que ha exigido a Israel explicaciones en torno al ataque y añadió que su país “no aprueba que no se respete el derecho internacional humanitario y no se proteja a los civiles, incluidos los trabajadores humanitarios”

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha exigido este martes a Israel que aclare las circunstancias del ataque a la ONG del chef español José Andrés y se declaró “horrorizado”.

Bélgica criticó hoy el “inaceptable” asesinato por parte de Israel de siete trabajadores de la organización humanitaria World Central Kitchen (WCK) y subrayó que “incluso en tiempos de guerra, hay reglas”.

“Incluso en tiempos de guerra, hay reglas. Todas las partes deben respetarlas. Estos actos son inaceptables”, declaró en la red social X la ministra belga de Asuntos Exteriores, Hadja Lahbib.

Entre otros, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China Wang Wenbin declaró en rueda de prensa que su país se opone “a cualquier acto que perjudique a los civiles, dañe las instalaciones civiles y viole el derecho internacional”.

Y el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, pidió una investigación del ataque a los vehículos de WCK. “A pesar de todas las exigencias de proteger a los civiles y a los trabajadores humanitarios, vemos nuevas víctimas inocentes”.

Hamás e Irán condenan los “asesinatos” israelíes

Entre los rivales de Israel el grupo islamista palestino Hamás condenó el ataque israelí y dijo que la noticia confirma “la política de asesinatos sistemáticos” de Israel.

“Este crimen confirma que la ocupación sigue insistiendo en su política de asesinatos sistemáticos contra civiles indefensos y contra los equipos internacionales de ayuda y organizaciones humanitarias”, dijo el grupo en un comunicado.

Por su parte, el Gobierno de Irán condenó este martes el ataque contra World Central Kitchen, que atribuyó al “ejército terrorista sionista (israelí)”, un hecho que “merece una condena mundial”, dijo el portavoz de Exteriores, Naser Kananí, en la red social X.

“Este crimen confirma una vez más que el régimen de ocupación israelí todavía planea imponer el hambre, crear una hambruna y el asesinato organizado de civiles indefensos”, dijo el diplomático, quien ofreció sus condolencias a las familias de los fallecidos.

Publicidad