Publicidad

Huelva, 3 abr (EFE).- La Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC), responsable de la infraestructura científico singular (ICTS) de la reserva biológica de Doñana, cuenta con una nueva y avanzada red digital de comunicaciones por radioenlace que permite mejorar la vigilancia, la conservación y el estudio de la biodiversidad de la zona.

La actualización de la red, desarrollada por Codipro, amplía la capacidad de ancho de banda existente para dar soporte óptimo a los servicios críticos de telemetría atmosférica, meteorológica, hídrica, fisiología vegetal y estrés hídrico, flujos de CO2 y Metano y videovigilancia así como facilitar a los investigadores de campo que trabajan en la zona el acceso a la red, ha informado la EBD-CSIC en un comunicado.

La nueva infraestructura de red es autosuficiente energéticamente y de bajo consumo y cubre una superficie de más de 20.000 hectáreas dentro del Parque Nacional. Su despliegue incluye más de 50 conexiones inalámbricas PTP (punto a punto) y PMP (punto a multipunto), y más de 30 puntos de acceso Wifi-6, una tecnología de vanguardia que garantiza un rendimiento sobresaliente en entornos muy exigentes.

“Para la gestión de la I+D+i en el parque nacional de Doñana es de gran importancia contar con un sistema confiable de telecomunicaciones que asegure estabilidad en la transmisión de los datos generados por los sensores remotos distribuidos por el espacio natural de Doñana”, ha dicho el coordinador científico de ISTIC-ICTS de la EBD-CSIC, Joaquín Cobos.

Y ha añadido que “la actualización de la infraestructura de comunicación implementada en este proyecto posibilitará el correcto desarrollo de las actividades de los diferentes proyectos de investigación y programas de seguimiento de la biodiversidad en el entorno de Doñana”.

El proyecto ha incluido la renovación integral de 30 torres de comunicaciones, reforzando la infraestructura existente y preparándola para futuras ampliaciones.

En la renovación tecnológica se ha contado con la colaboración estratégica de Cambium Networks, cuya tecnología ha permitido implementar “una infraestructura robusta y altamente confiable, que cumple con los estándares más exigentes en términos de rendimiento y seguridad”.

Una de las exigencias críticas del proyecto ha sido el respeto medioambiental y control exhaustivo de las infraestructuras y de la red, tanto sobre el nivel de emisiones de radio como del impacto de los trabajos realizados, de manera que no afecten en forma alguna al equilibrio del entorno, de su flora y de su fauna.

Entre las mejoras que aporta la nueva red destaca la gestión centralizada y en la nube de toda la instalación, de los enlaces y puntos de acceso inalámbricos, de la monitorización de alertas y de las actualizaciones.

Publicidad