Publicidad

Lima, 24 ene (EFE).- La región amazónica de Madre de Dios se ha quedado sin combustible desde este martes, dado que los camiones que abastecen de diésel y gasolina están varados en las carreteras por los bloqueos, a consecuencia de las protestas que piden la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, informó el organismo regulador.

El desabastecimiento de todo tipo de combustibles y gas de uso doméstico en Madre de Dios (fronterizo con Bolivia y Brasil) ya se advertía desde los últimos días por sus autoridades regionales, que incluso ha multiplicado el precio de los alimentos, pues el balón de gas es vendido a 300 soles (78 dólares) y el galón de gasolina a 60 soles (15 dólares) en esa región.

El Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) informó, en una nota de prensa, que ha verificado que ” los establecimientos ya no cuentan con stock de combustible, ante los bloqueos en diferentes puntos de la vía de acceso a Puerto Maldonado”, la capital de Madre de Dios.

Los piquetes de manifestantes se encuentran en la zona de Laberinto hasta la localidad de Santa Rosa, donde “se encuentran paralizadas 17 cisternas con 149.550 galones de diésel y gasolina, que permitiría abastecer por unos días a Puerto Maldonado e Inambari”, agregó la fuente.

Aquellas cisternas están siendo monitoreadas de manera permanente a través de tecnología GPS satelital, indicó Osinergmin.

En cuanto al abastecimiento del gas de uso doméstico, la fuente oficial informó que en Madre de Dios sólo existe una planta envasadora de GLP, que “permanece cerrada por falta de stock” y que su personal está a la espera de la llegada de una cisterna con 10.000 galones de GLP retenida en las carreteras desde el 5 de enero.

Osinergmin indicó que forma parte del comité regional de seguridad que agrupa a diversas instituciones, entre ellas la Defensoría del Pueblo, el Gobierno regional y la Alcaldía, que se encuentra “evaluando propuestas y alternativas para encontrar una salida al problema del desabastecimiento”, y así evitar que la ciudadanía se vea más afectada por esta situación.

El ente supervisor realiza operativos en diversos establecimientos de servicios de Puerto Maldonado, capital regional, para verificar los inventarios de combustible y que los establecimientos cumplan con reportar sus precios actualizados, un trabajo que se extiende a otras ciudades y regiones del país en medio de este ambiente de bloqueos y paros por las protestas antigubernamentales.

A raíz de los bloqueos en la carretera Interoceánica, Madre de Dios no tiene acceso actualmente a las vecinas regiones de Cuzco y Puno, así como tampoco a Bolivia y Brasil, los países con los que esta región tiene frontera.

Publicidad