Publicidad

WASHINGTON, DC.- 04 ABRIL.- La crisis política que continúa azotando a Venezuela ha llevado a un grupo de ex funcionarios estadounidenses con amplia experiencia en asuntos latinoamericanos a alzar su voz en una declaración urgente. Estos expertos, familiarizados con la complejidad de la región, enfatizan la necesidad de una acción más determinante por parte de Estados Unidos para abordar la situación en el país sudamericano.

En una carta dirigida al Secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, los ex funcionarios expresan su preocupación por la falta de avances en la búsqueda de una solución democrática para Venezuela. Esto se acentúa especialmente después del fracaso del acuerdo de Barbados, que representaba una esperanza para la oposición democrática pero que se desvaneció ante las acciones del régimen de Nicolás Maduro, que minaron cualquier posibilidad de un proceso electoral justo y creíble.

Los ex funcionarios instan a las autoridades estadounidenses a tomar medidas contundentes. En primer lugar, piden una declaración inequívoca que establezca que, a menos que el régimen de Maduro permita a la oposición presentar un candidato presidencial de su elección, se rescindirá la Licencia General 44 que autoriza transacciones de petróleo y gas en Venezuela. Además, exigen sanciones fuertes contra aquellos funcionarios que socaven la democracia y participen en actos de corrupción.

En segundo lugar, advierten contra la capitulación ante la prohibición arbitraria de la candidatura de María Corina Machado, una líder destacada de la oposición. Solicitan que Estados Unidos declare públicamente que el derecho de Machado a participar en las elecciones es una condición indispensable para cualquier alivio de las sanciones o reconocimiento de los resultados electorales.

La seguridad personal de Machado y su equipo también es motivo de preocupación para los ex funcionarios, quienes denuncian amenazas creíbles contra ellos. Demandan que el gobierno de Estados Unidos advierta a Maduro sobre las consecuencias de cualquier acto de violencia contra Machado y sus seguidores.

En caso de que la diplomacia estadounidense no adopte una postura clara y enérgica sobre estos temas, los ex funcionarios advierten que Maduro seguirá socavando los esfuerzos por restaurar la estabilidad y la democracia en Venezuela.

La declaración concluye con un llamado a la acción más vigorosa por parte de Estados Unidos y expresa la esperanza de lograr un resultado positivo en Venezuela. Entre los firmantes se encuentran destacados nombres como Elliott Abrams, Representante Especial de Estados Unidos para Venezuela; James C. Cason, Embajador de Estados Unidos en Paraguay; y Paula Dobriansky, Subsecretaria de Estado de Estados Unidos para Asuntos Globales, entre otros.

Publicidad