Montevideo, 27 sep (EFE).- Uruguay y Chile buscan darle “una nueva fuerza” a la integración regional, según explicó el presidente del país andino, Sebastián Piñera, en el cierre de su visita oficial a Uruguay, desde donde partirá a Paraguay para concluir este martes su gira internacional.
“(Hemos conversado de) Cómo darle una nueva fuerza a la integración en América Latina. Tanto Uruguay como Chile tienen una gran vocación de integración, con América Latina y con el mundo”, indicó el jefe de Estado chileno en una breve alocución sin preguntas ante la prensa tras visitar el Parlamento uruguayo.
Piñera recordó que “por un lado está la Alianza del Pacífico (de la que Chile es parte) y por otro está Mercosur (del que Uruguay es socio)” y que, tiempo atrás, se acordó “buscar una mayor integración entre estas dos asociaciones”, por lo que formó parte del encuentro de este lunes con su homólogo, Luis Lacalle Pou.
En la reunión entre mandatarios, que el presidente chileno calificó de “fructífera y fecunda”, también se habló de la recuperación económica pospandemia que, en su opinión, debe ser “inclusiva” y “sostenible”.
Además, según dijo, Piñera invitó a Uruguay a formar parte del “Proyecto Humboldt”, en el que Chile ya trabaja con Argentina y Brasil para desarrollar “un cable óptico submarino que va a unir América del Sur con el mundo Asia-Pacífico”.
Junto a estos asuntos, el mandatario reconoció que con Lacalle y con la vicepresidenta, Beatriz Argimón, habló de ciberseguridad, igualdad de género, fortaleza democrática de las instituciones y cooperación en el continente antártico, donde ambos países tienen base.
“Ha sido un reunión de trabajo entre países hermanos y amigos, que ha sido muy fecunda”, concluyó el mandatario, quien recordó que Uruguay y Chile buscan, desde ahora, cuando hay un relativo control sobre la pandemia, “lograr recuperar las libertades y las oportunidades para nuestros pueblos”.
Precisamente, durante la visita de Piñera a Uruguay, el Ejecutivo chileno difundió un mensaje del presidente que ponía fin, desde el 1 de octubre, al toque de queda en el país andino, vigente desde hace 19 meses por la covid-19.
Las reuniones bilaterales comenzaron a primera hora de la mañana con la firma de un memorándum de entendimiento entre los ministros de Salud chileno, Enrique Paris, y uruguayo, Daniel Salinas.
Donación de órganos, gestión de registro nominal de vacunas, obesidad y estilo de vida saludable, salud mental, cáncer, salud ambiental y toxicología, envejecimiento saludable, educación para equipos sanitarios y covid-19 figuran en el texto como materias de cooperación entre ambas naciones.
Posteriormente, Piñera y su esposa, Cecilia Morel, acudieron a la residencia presidencial, donde les esperaban Lacalle Pou y su mujer, Lorena Ponce de León, para una reunión de trabajo y un almuerzo, en los que también estuvieron los titulares de Salud y los cancilleres de Chile, Andrés Allamand y Uruguay, Francisco Bustillo.
Tras este encuentro, Piñera y sus dos ministros visitaron el Palacio Legislativo, donde fueron recibidos por Argimón, antes de volar hacia Asunción para completar su gira por varios países suramericanos, iniciada días atrás en Colombia.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou (d), la primera dama Lorena Ponce de León (2-d), el mandatario de Chile, Sebastián Piñera (c-atrás), y la primera dama chilena Cecilia Morel (i-atrás), participan hoy en un acto protocolario en Montevideo (Uruguay). EFE/ Raúl Martínez
El ministro de Salud Pública de Uruguay, Daniel Salinas (i), y su similar de Chile, Enrique Paris, se reúnen hoy en Montevideo (Uruguay). EFE/ Raúl Martínez