Río de Janeiro, 10 ene (EFE).- Las intensas lluvias que se registran por estos días en el estado brasileño de Minas Gerais obligaron a la gigante minera Vale y a otras empresas del sector a suspender parcialmente operaciones en varias de sus plantas por motivos de seguridad, informaron este lunes fuentes del sector.

El objetivo es evitar que se repitan catástrofes como la de Brumadinho, en enero de 2019, cuando explotó una presa con residuos minerales de la minera Vale que ocasionó la muerte de unas 270 personas, o la de Mariana, también en Minas Gerais, que dejó 17 muertes y daños ambientales irreparables, tras romperse un depósito de residuos tóxicos de la compañía Samarco.

Los temporales que azotan por estos días a la región de Minas Gerais, en el sureste del país, tienen a casi 140 ciudades en situación de emergencia por inundaciones, deslizamientos y daños en infraestructuras.

En un comunicado divulgado este lunes, Vale informó que paralizó parcialmente la circulación de sus trenes en algunas vías de la región, así como la producción en dos de sus plantas “con el fin de garantizar la seguridad de sus empleados y de las comunidades, debido al alto nivel de lluvias que se registra en Minas Gerais”.

La gigante minera aseguró que, hasta el momento, no se han registrado cambios en los niveles de emergencia de ninguna de sus estructuras, las cuales, aseguró “son monitoreadas permanentemente” por diferentes medios.

Además de Vale, la siderúrgica Usiminas también anunció la suspensión de operaciones en su planta de Musa y el conglomerado francés Vallurec dijo que los problemas ocasionados por el desbordamiento de uno de sus diques ya estaban solucionados y que el nivel de emergencia había bajado nuevamente.

El sábado pasado, un dique de agua de la compañía francesa se desbordó por las lluvias en la localidad de Nova Lima, provocando el corte de la autopista que conecta Belo Horizonte y Río de Janeiro y la evacuación de seis vecinos de la zona.

De acuerdo con la Defensa Civil, desde el inicio del periodo lluvioso, en octubre pasado, hasta la fecha, se han registrado al menos seis fallecidos y cerca de 17.000 evacuados de sus casas en Minas Gerais, por las intensas precipitaciones que arrecian en la región.

Publicidad