Publicidad

Roma, 22 nov (EFE).- Un fuerte temporal cargado de lluvia, viento, oleaje y nieve azota este martes gran parte de Italia y ha llevado a las autoridades a cerrar de forma preventiva algunos colegios y parques públicos en las regiones del Lacio, cuya capital es Roma, además de Campania (sur), así como a emitir varias alertas ante el alto riesgo de inundaciones y daños.

En los primeros momentos del temporal, que trajo consigo vientos de hasta 134 kilómetros por hora, se registraron destrozos y riadas en la isla de Cerdeña: seis ancianos tuvieron que ser evacuados por el desbordamiento de un río, los tejados de algunos edificios volaron y varios árboles fueron arrancados por el fuerte vendaval, según medios locales.

Además, muchos barcos del municipio sardo de Bosa fueron arrastrados hacia el mar y un muelle flotante sufrió daños por el desbordamiento de una presa del río Temo, que desemboca en esta localidad.

Mientras tanto, en el litoral de la provincia de Roma parte de un rompeolas del municipio de Ostia resultó dañada por el intenso oleaje y desde primera hora de la mañana anegó algunas calles vecinas a la costa, por lo que no se han abierto las escuelas.

En la capital, el alcalde, Roberto Gualtieri, firmó una ordenanza para cerrar al público parques, jardines, villas históricas y cementerios.

Las previsiones también apuntan a que la ciudad de Venecia podría sufrir importantes inundaciones ante un episodio de “acqua alta” de récord.

El mal tiempo obligó a activar alertas por todo el país, con avisos de emergencia que se elevan hasta el máximo nivel, el rojo, en la isla de Cerdeña y la región de Abruzzo (centro), así como naranja y amarillo en varias zonas del norte, centro y sur del país.

Las autoridades también activaron alertas por fuertes nevadas en las zonas norteñas de Trentino Alto Adigio, Véneto y Friuli Venezia Giulia, donde se podrían registrar acumulaciones de nieve considerables a partir de los 800 metros, incluso localmente a partir de los 500.

La previsiones apuntan a una mejora de la climatología a partir de este miércoles gracias a la llegada de un pequeño anticiclón al Mediterráneo central que alejará las borrascas del territorio italiano.

Publicidad