Publicidad

CARACAS, 08 ABRIL.- El rechazo de Venezuela a los cuestionamientos de la OEA respecto a su Ley para “la defensa” del Esequibo ha desencadenado una fuerte polémica internacional. El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, no escatimó críticas y tildó al secretario general de la OEA, Luis Almagro, de “impresentable” por lo que considera una injerencia en los asuntos soberanos del país.

La Ley Orgánica para la Defensa de la Guayana Esequiba, aprobada recientemente por el Parlamento venezolano, ha generado controversia tanto a nivel regional como global. La Organización de los Estados Americanos ha expresado su rechazo rotundo, calificando la legislación como “fascista” y advirtiendo sobre posibles repercusiones en la seguridad y la paz en la región.

Por su parte, Guyana ha condenado enérgicamente esta ley, argumentando que viola principios fundamentales del derecho internacional establecidos en la Carta de las Naciones Unidas. La situación ha escalado a nivel diplomático, con la OEA respaldando la posición guyanesa y llamando la atención sobre lo que considera un patrón dictatorial por parte del Gobierno venezolano.

Ante estas críticas, Venezuela ha reafirmado su soberanía y ha defendido la legalidad de su legislación, destacando la importancia estratégica del Esequibo para el país. La vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, encabezó una delegación que se presentó ante la Corte Internacional de Justicia para presentar evidencias que respalden la posición venezolana en esta disputa territorial.

Publicidad