Publicidad

Miami, 11 ene (EFE).- Western Union reanudó en las últimas semanas sus operaciones de envío de dinero a Cuba con un programa piloto a pequeña escala y solo desde Florida, según confirmó la compañía con sede en Colorado en una declaración enviada a medios locales.

“Es un gran placer anunciar la reanudación de nuestras operaciones en Cuba con una fase inicial de prueba del servicio saliente desde los EE.UU. a clientes con cuentas bancarias cubanas a través de ubicaciones seleccionadas de agentes en los EE.UU.”, dijo Gabriella Fitzgerald, presidenta de Western Union en América del Norte, publicó el diario Miami Herald.

“La estrecha conexión entre nuestros clientes de EE.UU. y sus familias que viven en Cuba, junto con el papel que desempeñan nuestros servicios para ayudar a crear mejores vidas, están inextricablemente vinculados”, dijo.

El Consejo Económico y Comercial EE.UU.-Cuba, una entidad privada sin ánimo de lucro que brinda información fiable sobre la isla caribeña a empresas estadounidenses, publicó los detalles de la reanudación de estos servicios interrumpidos en 2020.

Por ahora solo se pueden hacer esos envíos en persona desde una veintena de localizaciones en Florida y por un máximo de 2.000 dólares diarios, señala el consejo en su web.

La compañía tuvo que suspender en noviembre de 2020 los envíos de divisas a Cuba debido a que el entonces presidente, Donald Trump, prohibió cualquier transacción entre Estados Unidos y Fincimex, el brazo financiero del conglomerado estatal cubano Cimex, con el que Western Union operaba.

Esa decisión, enmarcada en la política de “mano dura” de Trump contra el Gobierno cubano, llevó al cierre inmediato de las más de 400 oficinas de la compañía estadounidense en la isla.

El Consejo Económico y Comercial EE.UU-Cuba, que dirige John Kavulich, señala que, en lugar de Fincimex, Western Union opera ahora con Orbit, una compañía estatal que envía los fondos al Banco Popular de Ahorro, al Banco Metropolitano S.A. y al Banco de Crédito y Comercio (Bandec), también controlados por el Estado.

Los envíos solo pueden ser en dólares a cuentas y tarjetas de débito de esos bancos y no en Moneda Libremente Convertible (MLC).

Las remesas son una parte importante de los ingresos de miles de familias en Cuba. Entre 2005 y 2020 representaron el 6 % del producto interno bruto (PIB) de la isla, de acuerdo con estimaciones independientes de expertos.

Solo en 2019, el dinero recibido, en un 90 % procedente de EE.UU., constituyó la segunda fuente de divisas de la isla, solo después de la exportación de servicios médicos y por encima del turismo, según fuentes oficiales.

Publicidad