Washington, 11 ene (EFE).- La Casa Blanca puso este martes en duda que Rusia se esté tomando en serio la vía diplomática en sus conversaciones con EE.UU. y sus aliados para resolver la crisis relacionada con Ucrania, un día después de mantener un extenso diálogo bilateral con Moscú.

“Es demasiado pronto para saber si los rusos se toman en serio el camino hacia la diplomática o no, si están preparados para negociar en serio, de buena fe”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en una rueda de prensa a bordo del avión presidencial rumbo a Atlanta (Georgia, EE.UU.).

Psaki añadió que también es posible que Rusia quiera “usar las conversaciones” con Estados Unidos y sus aliados “como un pretexto para (luego) afirmar que la diplomacia no podía funcionar y proceder con su retórica y, lo que es más importante, sus acciones agresivas en la frontera” con Ucrania.

“Hay una serie de conversaciones que podrían formar parte de un camino diplomático. Pero los rusos van a tener que decidir si van a tomarse esto en serio”, agregó la portavoz del presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Estados Unidos y Rusia mantuvieron este lunes un diálogo estratégico en Ginebra (Suiza) que concluyó con posturas muy enfrentadas, y que estuvo encabezado por la subsecretaria de Estado estadounidense, Wendy Sherman, y el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Riabkov.

Rusia pide a EE.UU. y la OTAN que retrocedan en el este europeo, mientras que la diplomacia estadounidense defiende que nadie puede exigir a otros países con quién aliarse.

“La relación de la OTAN con Ucrania es un asunto que solo concierne a Ucrania y a los 30 aliados de la OTAN, no lo deben decidir otros países”, subrayó este martes Psaki.

EE.UU. sí está dispuesto a mantener conversaciones sobre “la localización de los misiles en Europa” o la imposición de “límites recíprocos a los ejercicios militares”, matizó la portavoz.

Las conversaciones se retomarán el miércoles en Bruselas, en la primera reunión del Consejo OTAN-Rusia en más de dos años, centrada en asuntos de seguridad en Europa y, especialmente, la situación dentro y alrededor de Ucrania, pero también actividades militares, la transparencia recíproca y la reducción de riesgos.

El diálogo seguirá el jueves en Viena, donde se reúne la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, y en Brest (Francia), en el encuentro informal de ministros de Exteriores y Defensa de la Unión Europea.

Publicidad