Teherán, 8 ene (EFE).- El líder supremo de Irán, Alí Jameneí, anunció este viernes que “está prohibida la importación al país de las vacunas estadounidenses y británicas” contra la covid-19, al tiempo que alabó la que desarrollan científicos iraníes.

“Si su fábrica de Pfizer puede producir alguna vacuna, que la consuman primero ellos mismos para que en 24 horas no tengan 4.000 fallecidos. Lo mismo ocurre con el Reino Unido”, subrayó el líder en un discurso televisado.

Jameneí aludió así a la alta propagación de la covid-19 en EE. UU., donde se están alcanzando máximos diarios de decesos, y en el Reino Unido, donde la aparición de una nueva cepa ha disparado los contagios.

Pese a esta justificación del líder, la medida tiene un carácter político debido a la conflictiva relación que Teherán mantiene tanto con Washington como con Londres.

Las vacunas que por el momento han sido autorizadas en los países occidentales y se están ya administrando son la de la farmacéutica estadounidense Pfizer, desarrollada junto a su socio alemán BioNTech, y la de la biotecnológica estadounidense Moderna.

El Ministerio de Salud de Irán informó el mes pasado de que las primeras vacunas contra el nuevo coronavirus que llegarían al país serían a través de compras directas a un país extranjero, que después del veto del Jamenei podrían ser de Rusia o China, y de la cuota del programa Covax.

Irán, país en el que hasta hoy se han registrado 1.268.263 contagios y 55.993 muertes, comenzó el pasado 29 de diciembre la primera fase del ensayo clínico de su vacuna contra la covid-19.

Al respecto, el líder supremo iraní destacó que este avance es “un orgullo y un honor para el país”: “No intenten negar esto”, apostilló en su discurso.

VACUNA IRANÌ Y COOPERACIÓN CON CUBA

La vacuna, denominada COV Iran Barkat y producida por la farmacéutica Shifa Pharmed, se inyecta en dos dosis, la segunda 14 días después de la primera.

Irán también está cooperando con Cuba en este campo. En la isla caribeña se está llevando a cabo la segunda fase del ensayo clínico y, si termina con éxito, la tercera fase se realizará en la República Islámica.

(c) Agencia EFE