Sao Paulo, 12 ene (EFE).- El Gobierno del estado brasileño de Sao Paulo, el más poblado y afectado por la pandemia del país, anunció este miércoles que limitará al 70 % el aforo en los estadios del fútbol ante el aumento de casos de covid-19 y anticipó que prorrogará el uso obligatorio de la mascarilla en la calle hasta el 31 de marzo.

La nueva restricción se empezará aplicar a partir del 23 de enero, fecha en la que comenzará el Campeonato Paulista, el torneo regional que reúne a los equipos más importantes de Sao Paulo, según anunció el gobernador regional, Joao Doria, en una rueda de prensa.

Doria también recomendó a los alcaldes de los municipios paulistas imponer esa reducción del 30 % de público para los grandes eventos culturales, musicales y festivos, ya sean públicos o privados.

En el caso del fútbol, determinó la imposición de esa medida porque es competencia de su Gobierno.

“Para el Campeonato Paulista u otras prácticas deportivas con público es determinación del Gobierno, deberá ser obedecida por las federaciones deportivas, sea de fútbol o de cualquier otra práctica, y comenzará a valer a partir del 23 de enero”, indicó Doria.

Por su parte, Joao Gabbardo, coordinador-ejecutivo del Centro de Contingencia de Covid-19 en Sao Paulo, adelantó que el Gobierno está de acuerdo en ampliar el uso obligatorio de la mascarilla en ambientes abiertos y cerrados, que termina el 31 de enero, “hasta el 31 de marzo”.

Gabbardo, médico de profesión, señaló que la adopción de estas medidas se debe al incremento de los contagios por covid-19 en la región en las últimas semanas, así como de los ingresos hospitalarios.

En este marco, informó que las hospitalizaciones en camas de enfermería han subido “casi un 100 %”, mientras que los ingresos en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) han crecido un 58 %, entre el 29 de diciembre y el 11 de enero.

Sin embargo, remarcó que esos porcentajes parten de una base de comparación muy pequeña, pues la tasa de ocupación de camas de terapia intensiva para covid-19 está hoy en un 37,3 % en todo el estado de Sao Paulo, lejos de una situación alarmante.

Brasil es uno de los países más afectados por la pandemia junto con Estados Unidos y la India, con más de 620.000 fallecidos y 22,5 millones de casos desde el inicio de la crisis sanitaria.

La ómicron ya es la variante dominante en el país y en apenas dos semanas ha multiplicado por ocho el número de contagios.

Publicidad