Publicidad

Pamplona (España), 15 jul (EFE).- La ciudad española de Pamplona (Norte) ha despedido esta medianoche, en el mismo lugar en el que empezaron, los Sanfermines, las fiestas famosas por los “encierros” y más esperadas por sus vecinos después de que la pandemia impidiera celebrarlos en 2020 y 2021.

Distintos puntos del Casco Viejo han acogido a miles de personas para disfrutar de los últimos minutos del programa oficial de estas fiestas antes de desanudar los pañuelos rojos del cuello y entonar el “Pobre de mí” mientras ondeaban sobre las cabezas la telas rojas y velas encendidas.

Una abarrotada plaza del Ayuntamiento y otros espacios próximos, como la plaza del Castillo, han servido de escenarios para poner el punto final a los Sanfermines de 2022, nueve días ininterrumpidos de fiesta que al mediodía del 6 de julio desató el chupinazo (cohete de inicio de las fiestas) lanzado por el exfutbolista Juan Carlos Unzué.

Publicidad