Redacción deportes, 8 ene (EFE).- La Copa de África de Naciones (CAN), que comenzará este domingo con el encuentro entre el anfitrión Camerún y Burkina Faso, empezará con polémica tras la denuncia del jugador burkinés Bertrand Traore y del seleccionador adjunto, Firmin Sanou, de irregularidades en los test a los que fueron sometidos el viernes.

El capitán de la selección de Burkina Faso, que milita en el Aston Villa, y el técnico calificaron en la conferencia de prensa previa al encuentro de “escándalo” la situación que vivieron a la hora de pasar las pruebas para la detección de COVID-19.

“Tenemos cuatro o cinco casos de COVID, principalmente de jugadores titulares, no vamos a dar nombres”, afirmó Sanou, quien indicó que tienen confianza en los que salten al césped ante el cuadro anfitrión y que criticó a la organización por lo que tuvieron que vivir.

“Ayer por la mañana (el viernes) un equipo médico se presentó en el hotel para hacer pruebas, pero cuando intentamos averiguar quién lo había enviado, la CAF nos dijo claramente que no había sido ella, por lo que nos negamos a hacer las pruebas”, explicó el segundo técnico burkinés.

“Entonces tuvimos que esperar, primero hasta la tarde, luego hasta la noche para que llegara el equipo médico de la CAF. Nos dijo que llegaría por la tarde para hacer las pruebas antes de ir al entrenamiento. Pero finalmente llegó a las once de la noche”, apuntó.

Traoré abundó en que “en lugar de hacer una PCR, que se debería haber hecho en la mañana para cumplir el plazo de 48 horas, nos obligaron a hacer una prueba de antígemos y esta mañana nos enteramos de que tenemos casos positivos”, y Sanou, a este respecto, señaló que van a pedir explicaciones a la CAF sobre las distintas irregularidades.

Camerún, cuyo equipo recibió este sábado la visita de todo un mito como Roger Milla y de Samuel Eto’o, actual presidente de la Federación, se enfrentará a Burkina Faso en el primer encuentro de la CAN este domingo a partir de las 17.00 horas (15.00 GMT) en el estadio Paul Biya de Olembe, en Yaundé.

Publicidad