Toronto (Canadá), 10 jul (EFE).- La decisión este viernes del tribunal canadiense que tiene que decidir sobre la extradición a Estados Unidos de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, de rechazar pruebas que la propia empresa había calificado de claves, supone un serio contratiempo para su defensa.

Antes de conocerse el fallo del Tribunal Supremo de la provincia de Columbia Británica (Canadá), la compañía había señalado a Efe que los documentos que quería incluir darían un vuelco al caso y provocarían su “colapso”.

Los abogados de Meng, de 49 años y que está acusada por Estados Unidos de fraude bancario para eludir las sanciones que Washington ha impuesto contra Irán, solicitaron el pasado 30 de junio a la jueza Heather Holmes, del Tribunal Supremo de Columbia Británica, la inclusión de documentos internos del banco británico HSBC.

Según EE.UU., en 2013, Meng mantuvo una reunión en Hong Kong con altos ejecutivos de HSBC a los que presentó un documento en PowerPoint que ocultaba la relación entre Huawei y Skycom, una empresa con operaciones en Irán, por lo que habría cometido fraude para evitar las sanciones.

El jueves, el portavoz en Canadá de Huawei, Alykhan Velshi, declaró a Efe que los documentos prueban que “HSBC a su más alto nivel, era consciente en todo momento de la relación entre Huawei y Skycom y que desde luego, Meng “no mintió” a la institución financiera.

EE.UU. “MINTIÓ”

Velshi añadió que las más de 300 páginas de documentos, que Huawei obtuvo tras una orden judicial en Hong Kong, prueban que fue Estados Unidos quien “mintió al Gobierno canadiense y los tribunales del país con la esperanza de asegurar la extradición de Meng”.

La Fiscalía canadiense se había opuesto a la incorporación al caso de los documentos al considerarlos irrelevantes en el proceso de extradición y más apropiados para su hipotético juicio en Estados Unidos.

Hoy, la jueza Holmes, que en los próximos días dará a conocer las razones de su rechazo a la petición de los abogados de Meng, aceptó la posición de la Fiscalía canadiense.

La decisión es un duro golpe para la directora financiera de Huawei e hija del fundador de la compañía, que fue detenida por Canadá en diciembre de 2018 a petición de Estados Unidos cuando hizo escala en Vancouver de camino a México.

Velshi añadió que los documentos de HSBC son claves para probar que las acusaciones de Washington contra Meng son “falsas” y anticipó que su admisión por el tribunal canadiense provocaría el colapso del caso.

GOLPE A LA DEFENSA

La decisión significa que la jueza Holmes no valorará el contenido de los documentos durante la vista final del caso, prevista para agosto, cuando escuchará los argumentos en favor y en contra de la extradición de Meng a Estados Unidos.

En un comunicado, Huawei señaló que aunque respeta la decisión del tribunal, “lamenta el resultado” e insistió que aunque los documentos de HSBC no serán incluidos en el proceso, “demuestran claramente que HSBC, incluidos sus altos ejecutivos, eran conscientes de la relación con Skycom y sus negocios en Irán”.

La detención de Meng ha causado un grave conflicto diplomático entre Canadá y China. Pocas horas después del arresto de la ejecutiva en 2018, China detuvo a dos ciudadanos canadienses, Michael Kovrig, un diplomático en excedencia, y Michael Spavor, un empresario especializado en comercio con Corea del Norte.

Los dos fueron juzgados en marzo de este año por tribunales chinos, acusados de “recopilar, proveer y vender secretos de Estado a fuerzas extranjeras”.

Canadá ha denunciado el arresto “arbitrario” de sus dos ciudadanos y que los juicios se realizaron a puerta cerrada, sin garantías para los acusados.

Mientras, Meng se encuentra en Canadá en libertad bajo fianza y vive en Vancouver con su familia en una de las dos mansiones que la heredera del imperio Huawei posee en esta ciudad canadiense.

Julio César Rivas/ EFE

TXT