Madrid, 5 jul (EFE).- El presidente de Colombia, Iván Duque, instó este lunes a quienes acudan en diciembre al congreso de la Asociación Mundial de Juristas (WJA, en sus siglas en inglés), que acogerá su país, a defender el Estado de derecho como garante de la democracia frente a quienes la amenazan incitando a la violencia.

Iván Duque participó mediante videoconferencia en un encuentro internacional de juristas organizado por la WJA en la Casa de América en Madrid, que incluyó un homenaje a la que fue jueza del Tribunal Supremo de Estados Unidos Ruth Bader Ginsburg, fallecida en septiembre pasado a los 87 años.

Duque animó a participar en el 27 congreso bienal que esta organización no gubernamental tiene previsto el próximo diciembre en la ciudad colombina de Cartagena de Indias, con el lema “Estado de derecho: desarrollo para las naciones”.

Como país anfitrión, Colombia expondrá su visión de que “el balance entre derechos y deberes es piedra angular de la democracia”, señaló el presidente.

Al respecto, advirtió de que muchas veces las democracias se ven amenazadas por “tergiversaciones” a través de noticias falsas y “algoritmos amañados”, que buscan generar “odio, división, fractura” en la sociedad.

“Las democracias tienen que profundizar en ese balance”, subrayó, para que se garanticen los derechos de los ciudadanos pero a éstos a su vez se les exija el cumplimiento de sus deberes.

El mandatario apuntó que si bien se debe garantizar derechos ciudadanos como la protesta pacífica, un Estado no debe tolerar “el vandalismo, el terrorismo urbano de baja intensidad, que amenazan el orden constitucional”.

Una reforma tributaria de Duque generó el pasado abril una serie de protestas en Colombia, que aunque fue retirada continuaron durante semanas por otras demandas sociales, con unos 74 fallecidos según organizaciones de derechos humanos, al menos 20 de ellos por disparos de la Policía, mientras que la Fiscalía del país señala que fueron 20 los muertos en estas movilizaciones.

“Tolerancia cero” ante los abusos de fuerzas del orden, pero “nadie puede estar por encima de la Constitución, ni de la ley ni de los derechos humanos”, afirmó el presidente colombiano al denunciar que las protestas incluyeron bloqueos con desabastecimiento de ciudades o de vacunas contra la covid-19.

Este encuentro en Madrid de la organización internacional de juristas, una entidad con estatus consultivo especial en la ONU, contó con la participación entre otros del rey de España, Felipe VI, que recibió el Premio Mundial de la Paz y la Libertad concedido por la WJA, considerado el “Nobel del Derecho” y que también recayó en su día en figuras como el dirigente británico Winston Churchill o el sudafricano Nelson Mandela.