Jartum, 2 nov (EFE).- El depuesto primer ministro sudanés, Abdallá Hamdok, rechazó este lunes cualquier “arreglo” con los militares que convalide el golpe de Estado con el que estos disolvieron su Gobierno hace una semana, y exigió restituir la situación en el país a como estaba el día anterior a la asonada.

Durante una reunión en su residencia con los embajadores de Estados Unidos, Reino Unido y Noruega, la denominada “troika” para Sudán, Hamdok “aseveró que no formará parte de ningún arreglo que vaya en conformidad con el golpe de Estado del 25 de octubre”, indicó su oficina en un comunicado.

Así mismo, aseguró que “hay que volver a la situación que había el 24 de octubre”, un día antes de que el Ejército disolviera el Consejo Soberano y el Consejo de Ministros, los órganos Ejecutivos del proceso de transición hacia la democracia iniciado en Sudán hace dos años y en los que civiles y militares compartían el poder.

Hamdok, en arresto domiciliario desde el martes tras haber permanecido 36 horas detenido por los militares, reiteró ante los embajadores de la troika que la liberación de los ministros de su Gobierno que también fueron arrestados durante el golpe y su restablecimiento en el “pleno ejercicio de sus funciones son un punto de inicio para resolver la crisis”.

Desde finales de la semana pasada, fuentes de la oficina del comandante el jefe del Ejército y actual hombre fuerte del país, Abdelfatah al Burhan, han revelado que este se estaría planteando conformar un nuevo Consejo de Ministros civil con Hamdok de nuevo al frente e incluso había enviado un emisario para consultarle al respecto.

El ex primer ministro agradeció a los países de la troika que mantengan el reconocimiento de la legitimidad de su Gobierno y por haber “descrito correctamente” como golpe de Estado las acciones llevadas a cabo por el comandante del Ejército sudanés, indicó el comunicado de su oficina.

Por su parte, añadió, los embajadores le anunciaron a su interlocutor de la llegada este martes a Sudán del enviado especial de Estados Unidos para el cuerno de África, Jeffrey Feltman, “para continuar con los esfuerzos para la resolución de la crisis”.

Publicidad