Por Jacob Serebrin / Con archivos de The Associated Press.

MONTREAL, 08 ENERO.- Un periodista que trabajaba para una estación de radio en línea con sede en Montreal fue asesinado el jueves cerca de la capital haitiana, Puerto Príncipe, cuando se preparaba para entrevistar a un miembro de un grupo armado sobre el asesinato de un inspector de policía.

John Wesley Amady fue asesinado a tiros en un ataque “brutal” y “criminal”, dijo el viernes Francky Attis, director ejecutivo de Radio Écoute FM. Attis dijo que Amady tenía 32 años.

Amady estaba con otros dos periodistas en el área de Laboule 12, cerca de Port-au-Prince, cuando fueron atacados, dijo Attis en una entrevista, y agregó que uno de los otros periodistas también fue asesinado. Attis dijo que los periodistas estaban trabajando en una historia sobre el asesinato de un inspector de policía a principios de este mes.

Recordó a Amady como un hombre amable que trabajaba para mantener a su familia y agregó que el periodista asesinado era la única fuente de apoyo financiero para su madre enferma. Attis dijo que Amady, quien comenzó a trabajar para la estación en 2018, podía cubrir historias en áreas peligrosas que otros periodistas no podían.

“Hay historias que a muchas personas les gustaría poder hacer, pero otras no pueden”, dijo Attis. “Él siempre las hacía, yendo a barrios difíciles, barrios peligrosos, hablando con pandillas… Lo hacía muy bien”.

Attis dijo que si bien la sede de Radio Écoute FM está en Montreal, tiene un estudio y seis empleados en Haití. Condenó los asesinatos, que dijo que eran un ataque no solo al derecho a la vida, sino también a la capacidad de los periodistas para hacer su trabajo libremente en el país.

“Estamos pidiendo justicia a las autoridades haitianas, estamos pidiendo justicia real”, dijo. “Ante este clima creciente de inseguridad, delincuencia e impunidad, que continúa enlutando a las familias haitianas, pedimos a las autoridades correspondientes que asuman su responsabilidad para crear condiciones de seguridad favorables para todos”.

El ataque también fue condenado por el grupo de defensa de los medios Reporteros sin Fronteras, que identificó al otro periodista asesinado como Wilguens Louissaint. En una publicación en Twitter, el grupo dijo que “hace un llamado a las autoridades haitianas para que esclarezcan por completo este ataque y lleven a los responsables ante la justicia. Las condiciones laborales de la prensa en Haití han seguido deteriorándose en los últimos años”.

El primer ministro haitiano, Ariel Henry, prometió tomar medidas enérgicas contra las pandillas a las que las autoridades atribuyen el aumento de los secuestros y los bloqueos en las terminales de distribución de gas que provocaron una grave escasez de combustible en los últimos meses. La inseguridad ha llevado a Estados Unidos y Canadá a instar a sus ciudadanos a abandonar Haití.

Hace solo unos días, Henry se vio obligado a huir de la ciudad norteña de Gonaives luego de un tiroteo entre sus guardias de seguridad y un grupo armado que le había advertido que no pusiera un pie en la ciudad.

El asesinato del presidente Jovenel Moïse el 7 de julio dejó un vacío de poder que ha profundizado la violencia y una creciente crisis humanitaria en la empobrecida nación caribeña.

Este informe de The Canadian Press se publicó por primera vez el 8 de enero de 2022 /Esta historia fue producida con la asistencia financiera de Facebook y Canadian Press News Fellowship.

Publicidad